top of page
Untitled design (11).png

HISTORY OF PVAS

Palm Valley Animal Society was founded in 1974 as the Upper Valley Humane Society (UVHS), located in McAllen, TX. The facility was turned over to UVHS by the city to carry out the functions of municipal animal control.

In 1981, UVHS received a donation of 2.5 acres of land at 2501 W Trenton Rd in Edinburg. A subsequent purchase of 2.5 adjacent acres resulted in a total of 5 acres for the organization. Contributions from nearby communities, as well as donations from local citizens ($50,000 from Bob Sobel and $100,000 from L.L. Rowan) secured construction on the land and the facility opened in October 1983 with 56 dog runs and 60 cat kennels.

Desde nuestros inicios, PVAS ha pasado de recibir varios cientos de animales al año, con 22 parques para perros y 9 perreras para gatos, a atender a 550 000 residentes y más de 15 000 animales al año con 350 parques para perros y 185 perreras para gatos. Nuestro personal ha crecido de unos pocos ayudantes voluntarios a más de 100 profesionales capacitados.  Obtenga más información sobre nuestros programas, servicios e impacto aquí .

pvas logo trasn.png
Dog in the Park

Moving Beyond No-Kill

Working toward a safe, humane community for RGV Pets and the people who love them

La evolución del bienestar animal ha impactado a Palm Valley Animal Society de muchas maneras. Desde sus humildes comienzos hace casi 50 años, la organización creció en respuesta a la cantidad de animales sin hogar en el RGV. A principios de la década de 2000, miles de mascotas ingresaban al refugio cada año, pero lamentablemente, la mayoría no salía con vida. Para 2017, la cantidad de animales sin hogar en el RGV se disparó y PVAS admitía más de 30,000 animales cada año. Algo tenía que ceder. La eutanasia no era una solución que estuviera funcionando.  

bfas_logo_footer.webp

La evolución del bienestar animal ha impactado a Palm Valley Animal Society de muchas maneras. Desde sus humildes comienzos hace casi 50 años, la organización creció en respuesta a la cantidad de animales sin hogar en el RGV. A principios de la década de 2000, miles de mascotas ingresaban al refugio cada año, pero lamentablemente, la mayoría no salía con vida. Para 2017, la cantidad de animales sin hogar en el RGV se disparó y PVAS admitía más de 30,000 animales cada año. Algo tenía que ceder. La eutanasia no era una solución que estuviera funcionando.  

bottom of page